martes, 12 de junio de 2012

Entreno en La Jerrera

El sabado nos fuimos Cañi y yo hasta Caín con la intención de hacer el último entrenamiento serio antes de afrontar La Travesera. La idea era subir por la canal de La Jerrera hasta el Joon de Oliseda para atravesr la collada Llambredas y descender por la canal de Mesones de nuevo a Caín. 
Pero en Picos una cosa es la idea y otra la cruda realidad, comenzamos a caminar a las diez y cuarto de la mañana con un día tranquilo, aunque nublado estaba perfecto para darse algo de caña. Con un ritmo relajado nos plantamos rapidamente en los sedos de Oliseda, dejamos a nuestra derecha la majada del mismo nombre, para encaminarnos directamente a la boca del Joon. Un nevero nos cerraba el paso en un estrecho canalón y nos vimos obligados a ponernos los minicrampones para asegurar el paso y después de una fuerte subida por terreno salvaje, nos encontramos ante la impresionante y espeluznante visión del Joon de Oliseda, cubierto de nieve, dominado por sus míticas cumbres, Peña Blanca y La Robliza a la izquierda, La Verdilluenga al frente y La Torre de la Celada y el Cuvicente a la derecha, con un aspecto francamente amenazador y una espesa niebla entrando desde la collada  Llambredas por el canalón cubierto de nieve que teniamos que ascender. Un ligero escalofrio me recorrió la médula espinal, sobre todo porque nunca había pasado por esa zona, mientras le gritaba a Cañi que iba a evaluar la situación, me lanzaba por el nevero del primer Jou  para ver si conseguía divisar toda la subida hasta la collada. Inútil intento e incluso traspasando los límites de seguridad ya que a los diez minutos comenzaba a chispear agua-nieve y bajaba bruscamente la temperatura, algo que me hizo dar la vuelta a toda pastilla y comenzar el descenso bajo una lluvia pertinaz que nos hizo refugiarnos durante unos momentos en un saliente de la pared. 
Sin parar mucho tiempo, apremié a Cañi a salir de allí ya que quería llegar cuanto antes para enfrentarnos a algo que no me gustaba nada en absoluto, descender los Sedos de Oliseda con el terreno completamente humedo, ya había muerto gente aquí en estas circunstancias, algo que no le comenté a mi compañero, sobre todo porque le veía con ganas y no era cuestión de asustarlo. 
Comenzamos con pies de plomo a bajar por los escalones colgados en el potente vacío que se abría ante nuestros ojos, agarrandonos a todo lo que se podia uno agarrar, hasta llegar al último paso de equilibrio donde una panza te saca al aire y tienes que estirar la pierna en un agónico espagat, hasta encontrar la roca donde tienes que posar el pie. Una vez superadas estas pequeñas dificultades, respiramos aliviados y mucho más relajados. a pesar de que todavía tuvimos tiempo de perder el sendero y tardar unos minutos en recuperarlo, bajamos por la Zamburria hasta llegar a Caín a tiempo de comer una fabada y unos garbanzos con callos que nos supieron a gloria bendita.   
Al final nos salió una tirada de seis horas a ritmo suave, no sé si haríamos 15 km que en estos terrenos no es que sea poco pero tampoco es para tirar cohetes, aunque disfrutamos a pesar las circunstancias que es lo más importante.
Estas fotos son del móvil de Cañi, sacadas cuando todavía hacia bueno, después ya no hubo tiempo ni ganas.


Buscando la entrada a la canal, ya no me acordaba


Sigo buscando, al final di con ella.


Cañi posando en un pintoresco puente de nieve, le invité a pasar por encima pero amablemente me dijo que pasara yo.


En el mismo sitio y lo del chubasquero no es lluvia, como podeis ver algo de caña si que nos dimos

  
Vista de la canal de Dobresengos y el verde prado de la canal de Arzón en el macizo Central

Y para finalizar como siempre esta vez os voy a dejar algo que para mí es como la canal de La Jerrera, un clásico. Jhon Lennon con su tema Imagine. 

John Lennon - Imagine por Discodandan

2 comentarios:

A de la Mata. dijo...

Javi, Cuando ibas por Castrillino, a las 8 y 20 aprox, te adelantamos. Nosotros íbamos a dar un rule por la zona del Pico Moro. Desde Ocejo salimos para hacer una circular, subiendo a Peña Rionda y Pico Cerroso. 6 horitas justas para volver al punto de partida. El tiempo aquí, era cambiante. En Picos, se veía que muy bueno no hacia. Lo has Confirmado. Ya estas en capilla. Mucha suerte y que el tiempo os respete, para el "CARRERON". Un saludo. A de la Mata.

Ochobre 34 dijo...

Estupenda crónica e impresionantes fotos.

El único problema es que Cañi y tú os estáis poniendo a un nivel que no voy a poder seguir en breve, pero bueno que todos los problemas en la vida sean de esta índole.

Mucha suerte en la Travesera campeón